Skip to content

5 Razones Que Aprueban Que No Todas Las Calorías Son Iguales

Alimentos
FreeDigitalPhotos.net

Sin duda, en el área de la nutrición podemos toparnos con bastantes mitos, y uno de ellos (y muy común) es el que “todas las calorías son iguales”, por ejemplo 100 calorías de nieve o de brócoli; esto es, que no importa de qué fuentes de alimentos consumas calorías, no habrá ningún problema en el peso, si no excedes el total requerido de éstas al día para mantener este peso. Esto, no es sólo un error sino algo que puede resultar perjudicial, por el riesgo de malnutrición.

Si bien es cierto que los alimentos aportan cierta cantidad de energía en forma de calorías, y que en base a las leyes de la termodinámica “una caloría es una caloría”, también es cierto que todos los alimentos atraviesan diferentes vías de metabolismo, en algunos casos ciertos alimentos impactan directamente en la secreción de hormonas encargadas en el control del apetito y la saciedad, así que cuando se trata del organismo, las cosas pueden cambiar.

Ahora bien, para explicar esto un poco más a detalle aquí te comparto seis razones para demostrar que “una caloría no es una caloría”:

1. La Gran Diferencia Entre Azúcares: Fructuosa Vs Glucosa

Las principales formas de azúcar en los alimentos son la fructuosa y la glucosa, y en este caso hablo de la fructuosa añadida (jarabe de alta fructuosa), no la de las frutas propiamente. Sabemos que ambas poseen la misma estructura química y peso. Pero para tu organismo, éstas son diferentes. Mira por qué no son “metabólicamente iguales”:

  • Estudios indican que la fructuosa tiende a aumentar la secreción de la hormona “Grelina” (del inglés Ghreline); la grelina es una de las hormonas encargadas en despertar tu hambre, por ende mayor será ésta, en comparación cuando ingieres glucosa.
  • Por otro lado, la fructuosa no estimula la saciedad de la misma forma que la glucosa, reduciéndola, y si a esto le añadimos lo del punto anterior, esto se traducirá en un hambre feroz.
  • Más evidencia sugiere que un consumo excesivo de fructuosa puede desarrollar resistencia a la insulina, aumento de grasa abdominal, incremento de glucosa sanguínea (azúcar) y de triglicéridos (una de las formas de grasas que circulan en sangre), y muy importante, aumenta la forma de colesterol “malo”, todo comparado con la glucosa.

2. El Efecto Térmico de los Alimentos (ETA)

Parte de los alimentos ingeridos, pasan por una vía metabólica, en la que una proporción de éstos es usada para descomponer estos alimentos en moléculas más pequeñas (es decir, digerirlos). Esto es el efecto térmico de los alimentos; particularmente de cada macronutriente el ETA esta descrito como: grasa 2-3%, carbohidratos 6-8%, y de las proteínas 25-30%.

Esto significa que la proteína requiere mucho más energía que tu cuerpo debe gastar para metabolizarla, en comparación con las grasas y los carbohidratos. Incluso algunos estudios sugieren que una dieta rica en proteínas puede aumentar tu metabolismo y que llegues a proteinasquemar 80 a 100 calorías extras por día. La proteína consumida en tu alimentación entonces te genera cierta “ventaja metabólica”, por lo que podemos decir que las proteínas provenientes de este macronutrimento, te harán aumentar tu grasa corporal menos, a diferencia de aquellas que están en los cabrohidratos y en la grasa.

 

3. La Proteína Te Genera Mayor Saciedad, Por Ende Comerás Menos

Esta historia de las proteínas, no termina en el punto anterior, pues las proteínas tienen la capacidad de generar mayor saciedad, haciendo que consumas menos, de manera digamos automática.

En un estudio en particular, se evaluó la pérdida de peso, y aquellos que consumían aproximadamente un 30% del total de calorías de proteína, consumieron en promedio 441 calorías por día menos, y perdieron un total de 4.9 kg en 12 semanas. Así, una forma sencilla de eliminar cualquier pesadilla por “estar a dieta” (y eventualmente perderle motivación), es simplemente incrementar tu ingesta diaria de este macronutriente.

Con esto, sigue siendo claro que, una “caloría no es una caloría” cuando se trata de dónde provienen éstas.

4. Llenarnos Más Fácilmente: La Saciedad

Diferente alimentos tienen un impacto distinto en la saciedad, esto es gracias a su índice de saciedad, esto es, su habilidad para reducir el hambre, incrementar tu saciedad y reducir tu consumo de calorías en un corto plazo posterior. Veamos por qué con una situación común: por ejemplo, sería muy sencillo atiborrarse de 500 calorías de helado (incluso más), a diferencia de consumir la misma cantidad de brócoli o pollo.

Si optas por consumir alimentos que tienen un bajo índice de saciedad, tendrás hambre al poco tiempo de haber comido, y por ende comerás más en el día; por el contrario si consumes alimentos altos en índice de saciedad. Algunos ejemplos de estos alimentos son: la carne de res, los huevos (como a tí te gusten), las leguminosas como los frijoles, y las frutas, mientras que alimentos con pobre índice de saciedad, son el café y las donas, razón por la cual no puedes comer sólo una 🙂

5. “Low Carb”, Por Qué Es Una Tendencia Que Funciona

Diversos estudios se han realizado para comparar dietas bajas en carbohidratos, y dietas bajas en grasas. Los estudios realizados con una dieta baja en carbohidratos, demuestran una y otra vez, que el consumir una dieta de este tipo conduce a una disminución del hambre. Las personas del estudio comían menos aún sin intentarlo, por ende perdían más peso.

Una razón que puede explicar esto, es porque este tipo de dietas producen mayor pérdida de agua. Otra es, que este tipo de dietas, tienden a aumentar el consumo diario de proteína, que las dietas bajas en grasas, y finalmente como ya he mencionado, las proteínas requieren mayor energía para metabolizarse.

Ya para finalizar, quiero comentar que esta tendencia de que “consume todo lo que quieras de calorías sin exceder tu total diario”, es una idea que se generó desde los años 60´s, y ya está comprobado que no es esto uno de los factores decisivos para perder peso de manera segura, efectiva, y sobre todo que sea de manera mantenida en el largo plazo.

Déjame tus comentarios aquí abajo, ¿cuál ha sido tu mayor barrera para perder peso? Suscríbete a mi boletín y descárgate una guía de regalo!

 

Descárgate mi guía para pérdida de peso Gratis!

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *